MAGAZINE,  WEVERSE

[TRADUCCIÓN] 23/07/21 – Weverse Magazine: El poder de la música de BTS

Un repaso al año de BTS con “Dynamite”, “Butter” y “Permission to Dance”

El 9 de julio, BTS lanzó “Permission to Dance”, su tercer single en inglés, tras “Dynamite” y “Butter”. Las tres canciones se parecen en que son números de baile ligeros y emocionantes. Si se incluye el álbum en coreano del grupo, BE, y su single principal, “Life Goes On”, que salió entre “Dynamite” y “Butter”, las canciones tienen un mensaje común de esperanza para superar juntos la pandemia del COVID.

Mientras que “Butter” arrancó con una sensación de refresco ácido, “Permission to Dance” no es un puñetazo en el brazo. La última canción es suave y agradable de principio a fin. En el pasado, BTS ha unido sus trabajos en grupos de tres como épocas bajo un mismo tema, como con sus primeros trabajos — la “trilogía escolar” — y, más tarde, la trilogía “Most Beautiful Moment in Life”. Visto así, “Permission” marca el final de una era: Después de que “Dynamite” abriera con tanta energía a la que luego dio forma “Butter”, esta canción final es el remate de una mirada a la superación de la vida cotidiana a través del poder de la música ligera y emocionante. Es difícil pensar en una forma más adecuada de cerrar una trilogía que comenzó con la intención de hacer música que todavía puede hacer sonreír a la gente a pesar de que la gira mundial más esperada de la historia se haya esfumado.

Con todo esto, la virtud de “Permission to Dance” está en el confort que transmite junto al disfrute. Mientras que “Butter” sube la energía con su fuerte bajo, “Permission” es como una suave y modesta petición que cualquiera puede bailar si lo desea. El bajo funky fingerstyle te atrae y te llama a bailar, mientras que el delicado arreglo de cuerdas añade un toque de sentimentalismo mientras envuelve la melodía. La coreografía es sencilla de bailar y reduce la barrera mental de entrada. BTS es capaz de realizar coreografías más complejas y desafiantes, por supuesto, pero teniendo en cuenta el mensaje de la canción, es mucho más natural mantener la sencillez.

Es importante señalar también que el principal compositor es Ed Sheeran, un artista con fama de ser sincero y de melodías relajadas. Conocido hoy en día por canciones pop de moda como “Shape of You” y su reciente lanzamiento “Bad Habits”, Sheeran empezó como cantautor de folk merodeando por las calles de Inglaterra. Si observamos canciones como “Photograph”, su éxito pop acústico, o “Love Yourself”, que escribió para Justin Bieber, podemos ver que le gusta utilizar melodías centradas en las terceras mayores (do y mi) en el cómodo rango de mi mayor. Estas melodías, que giran en torno a do y mi, suenan inmediatamente familiares, lo que permite que las canciones se sientan a la vez cómodas y sin afectación, como si las hubieras escuchado antes en algún sitio. La mayoría de las canciones infantiles que todos escuchamos de pequeños y con las que crecimos tienen melodías en la escala mayor y están construidas en torno a do y mi; “Permission” juega con esta misma idea. A diferencia de “Dynamite”, que se abre con un falsete alto, y de “Butter”, que empieza con una nota alta impactante, “Permission” fija su raíz una octava más baja en E2 y empieza ahí, que es siempre más bajo que el C medio. Como tenor, Jung Kook puede incluso cantar en esta tonalidad como si estuviera hablando. Eso es lo que hace que suene tan suave.

En este caso, la progresión de acordes Canon — que desciende, nota a nota, como do, ti, la, so, fa, mi — es muy familiar y cómoda para nuestros oídos. Como todos estamos familiarizados con la escala estándar do-re-mi que recorre, la canción es lo suficientemente familiar como para que incluso los que la escuchan por primera vez puedan predecir lo que viene a continuación y después, y al mismo tiempo llena de emoción al oyente. “To Mother” y “One Candle”, de g.o.d, son excelentes ejemplos de canciones pop de idols coreanos que utilizan la progresión de acordes Canon directamente o con pequeñas alteraciones. La canción “It’ll Be Good” del grupo experimental Corporation, formado por Kim Hyun Chul y otros cantautores, es otra canción de ritmo medio que, como “Permission”, sirve para dar un suave consuelo al oyente que se enfrenta a una existencia diaria agotadora.

Sin embargo, sorprendentemente, el preestribillo (“When the nights get colder … Just dream about that moment”) y el postestribillo (“We don’t need to worry”) no son una serie de medios tonos descendentes. Nuestros oídos se acostumbran a las notas en descenso de las partes anteriores, y aunque podríamos esperar que estas partes que rodean el estribillo, que comienzan con un acorde menor, hicieran lo mismo, la canción nunca se vuelve emotiva durante más de dos compases. Bajan apenas medio tono de Do sostenido menor a Do en la palabra “worry”, como si fruncieran el ceño colectivamente, pero luego parecen apartar rápidamente esa preocupación con un acorde de La, desvelando una atmósfera brillante con las palabras, “‘Cause when we fall we know how to land”. Después de perder brevemente el ánimo, la canción vuelve a encajar y se aferra a la esperanza. Y como contradice ligeramente nuestras expectativas, nos sentimos aún más impresionados por el mensaje de la canción: sabemos cómo aterrizar, incluso si nos caemos.

La última repetición del estribillo después del puente deja de lado toda la instrumentación en favor de las palmas y la armonía a capela, como el gospel. Justo cuando los oyentes sintonizan con la belleza de todas las personas que cantan juntas como una sola voz, todos los que aparecen en el vídeo musical — personas que lucharon en la primera línea de la pandemia: trabajadores de los servicios, profesores, personas mayores e incluso adolescentes y niños — se quitan las mascarillas para revelar sus grandes sonrisas. Nadie sabe con certeza cuándo llegará ese día, pero la escena en la que todos hacen señas (“da na na na”) mientras bailan y hacen señas con las palabras “diversión”, “baile” y “paz” en lengua de signos internacional muestra el bello futuro que aguarda al final de la pandemia y que todos ansían ver.

A primera vista, la letra es infinitamente optimista e inocua. Al igual que los anteriores lanzamientos en inglés, la canción vuelve a centrarse en los sentimientos de felicidad y disfrute, como los anteriores lanzamientos en inglés, pero en virtud de que “Dynamite” ha sido un éxito, esta vez tienen la libertad de jugar con la autorreferencia, como en las letras “da na na na” y “Well let me show ya / That we can keep the fire alive”. La diferencia entre “Permission to Dance” y “Dynamite” o “Butter” es que la última tiene una imagen ocasional que se solapa con la narrativa de BTS. Incluso entre los cantantes de K-pop, BTS considera especialmente importante insertar sus propias narrativas en su música. Aunque su capacidad para lograrlo puede ser limitada al producir canciones en idiomas extranjeros, también puede haber motivado a los compositores de habla inglesa a entender mejor a BTS para escribir buenas canciones para el grupo. Por ejemplo, letras como “We don’t need to worry/ ‘Cause when we fall we know how to land” pueden leerse junto con lo que SUGA dijo en una entrevista cuando iniciaron un camino como cantantes coreanos de éxito sin precedentes en 2018: “Tengo miedo de caer pero [si estamos juntos] no tengo miedo de aterrizar.” Es imposible que eso sea una coincidencia.

En conclusión, el título y el tema central de la canción — “no necesitamos permiso para bailar”— recuerda la sutil mirada que ha recibido BTS como grupo de idols de K-pop con una coreografía perfecta. La gente en Occidente nunca deja de señalar los impresionantes y perfectos bailes de grupo y los fluidos movimientos cuando se habla del K-pop; evidentemente, son palabras de alabanza y asombro. Sin embargo, este énfasis excesivo en la exactitud puede dar lugar a veces a desagradables sospechas. Mientras que lxs fans ven esa coreografía, perfectamente armonizada con la música, como puro entretenimiento pop, otros la califican de “entrenamiento en cadena”, quizá debido al Peligro Amarillo, la creencia racista que tiene su origen en el miedo a que los asiáticos del noreste amenacen con derrocar la civilización occidental. En la ciencia ficción, se denomina comúnmente tecno-orientalismo: una visión prejuiciosa de los asiáticos, a diferencia de los occidentales, como seres mecánicos y sin emociones. Consideremos un caso reciente: En una clase magistral para la Julliard School, Pinchas Zukerman, uno de los violinistas más reconocidos del siglo XX, fue sorprendido diciendo: “En Corea no cantan. No está en su ADN”. Tras provocar la indignación del público, Zukerman se disculpó inmediatamente. Sus prejuicios contra los asiáticos les llevan a ver la práctica repetitiva de lxs artistas de K-pop y su dedicación a sus asombrosas coreografías y actuaciones en directo como nada más que una rareza excéntrica. Las restricciones que rodean a estos forasteros se hacen más estrictas a medida que los mensajes de la música de BTS se profundizan y las coreografías se vuelven más elaboradas. Su proclamación de que bailarán sin pedir permiso a nadie es, por tanto, una expresión bienvenida, pero también llena de sugerencias.

BTS lanzó “Dynamite” como canción extra mientras aguantaban las dificultades a las que se enfrentaban como forasteros. Desde entonces, el COVID-19 ha traicionado las expectativas y ha continuado durante más tiempo del previsto, por lo que tanto “Butter” como “Permission to Dance” nacieron de una motivación similar a la de “Dynamite”, una tras otra. Estas tres canciones podrían considerarse como parte de un nuevo catálogo. Algunos podrían decir que estos temas no se parecen a los BTS del pasado, pero hay que tener en cuenta que BTS ya entró en el mercado japonés y creó un catálogo musical propio con los lanzamientos de “FOR YOU”, “Crystal Snow”, “Lights” y “Film Out”. La aparentemente enorme influencia del mercado estadounidense parece llevar a algunas personas a considerar los lanzamientos en inglés del grupo como su principal discografía, pero no es que el amplio catálogo coreano que BTS ha construido en los últimos ocho años vaya a ir a ninguna parte. El meme que circula por Internet sobre que ésta es la versión de BTS del Caballo de Troya lo capta todo a la perfección. La imagen es la de BTS y ARMY haciendo que el público estadounidense les abra las puertas con el pretexto de emocionantes canciones de verano cantadas en inglés, para luego infiltrarse en el intrincado y profundo mundo de su música en coreano. Está claro que BTS ha sido capaz de llegar a un público más amplio y global gracias a la trilogía “Dynamite”. Ahora son un acto muy querido por la mayoría del público, no solo en Estados Unidos, sino también en Japón e India. Es un buen chiste, pero también una visión astuta.

En un momento en el que la industria del entretenimiento ha quedado en suspenso, BTS ha salido de la pandemia convertido en un grupo aún más influyente a nivel mundial. Durante este tiempo, BTS ha participado en #BlackLivesMatter y #StopAAPIHate, y también ha interpretado “Fix You” de Coldplay en directo en MTV Unplugged. El álbum en coreano de BTS, BE, publicado a finales del año pasado, tenía como objetivo superar la era del COVID-19 y contenía temas que eran un estudio sobre cómo la música podía ser un consuelo para el oyente en una situación así. Anteriormente, decidimos que “Dynamite”, “Butter” y “Permission to Dance” destacan como un catálogo propio, pero si se da un paso atrás y se observa la carrera del grupo en su conjunto, su visión musical en sí no ha cambiado tanto. Siguen intentando reconfortar al oyente con una música que se mantiene en el tiempo. Algunos pueden cuestionar si la música tiene realmente ese poder para empezar. Sin embargo, el viaje de BTS ya ha dado una respuesta a esa pregunta a través de su música.

Hay una escena en la película de 2000 Casi famosos en la que el grupo de protagonistas cantan al ritmo de una canción de Elton John, tal y como se sugiere en la letra de “Permission to Dance”. Los personajes cantan al unísono “Tiny Dancer”, con su felicidad, belleza y confianza en sí mismos desbordantes, como si dijeran: “Aunque estemos en conflicto, aunque nos encontremos con una bifurcación en el camino de la vida y tengamos que ir por caminos separados, siempre estaremos como ahora, cantando con el corazón una buena canción juntos”. Es una escena famosa en la historia del cine relacionado con la música que aparece continuamente. Ese tipo de magia breve puede ser el origen del poder de la música. Supongo que lo que impulsa a BTS a seguir adelante incansablemente es su deseo de difundir ese tipo de confort mágico y musical a más y más gente.

Fuente: Weverse
Trad. Español: BTS Spain
Respeta todos los créditos.

Suscríbete
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios