ENTREVISTAS,  REPORTAJES

[TRADUCCIÓN] ESQUIRE MAGAZINE – “El ilimitado optimismo de BTS”

La banda más grande del mundo ha ascendido a la cima del pop, redefinió la fama y desafió la masculinidad tradicional. Estos son los veinteañeros detrás de todo. Y esto es lo que quieren ahora.

ES LA MAÑANA DEL CHUSEOK, EL FESTIVAL DE LA COSECHA EN COREA, similar al Día de Acción de Gracias, y los miembros de BTS normalmente lo pasarían con sus familias, comiendo tteokguk, una sopa tradicional de pastel de arroz. En cambio, Jin, de 28 años; Suga, 27; J-Hope, 26; RM, 26; Jimin, 25; V, 24; y Jung Kook, de 23 años, están trabajando. Practicando. Perfeccionando su coreografía. En unos días, el grupo musical más grande del mundo se presentará en el concierto en vivo que, por ahora, tendrá que sustituir a la gira masiva que pasaron ensayando la primera parte de este año. En este momento, están sentados dentro de la sede de Big Hit Entertainment en Seúl, Corea del Sur, la casa que construyeron, vestidos principalmente en blanco y negro, listos para responder mis preguntas. Son amables al respecto. Y me aturde.

Antes de que termine de hablar con ellos para esta historia, BTS tendrá las canciones número uno y número dos en el Billboard Hot 100, una hazaña que se ha logrado solo un puñado de veces en los sesenta y tantos años que ha existido la lista. Su próximo álbum, Be, está a semanas de ser lanzado, y las especulaciones sobre el disco, la lista de canciones y la declaración son rampantes en Internet. BTS es, por decirlo suavemente, enorme.

Hay algo en la dominación mundial total que realmente puede cimentar una amistad. Lo que me llama la atención cuando me conecto con los miembros de BTS es su nivel de comodidad entre ellos. La tensión tiene una forma de hacerse evidente, incluso en Zoom, incluso a través de un traductor. No se encuentra ninguna aquí. Están relajados como si fuesen de la misma familia. Descansando con sus brazos alrededor de los hombros del otro, tirando de las mangas del otro, arreglando el cuello del otro. Cuando hablan el uno del otro, es con bondad.

“Jimin tiene una pasión particular por el escenario y realmente piensa en la actuación, y en ese sentido, hay muchas cosas que aprender de él”, dice J-Hope. “A pesar de todas las cosas que ha logrado, todavía hace todo lo posible y aporta algo nuevo a la mesa, y realmente quiero aplaudirlo por eso”. “Gracias por decir todas estas cosas sobre mí”, responde Jimin.

Jimin dirige su atención a V, explica que es “amado por muchos” y lo describe como uno de sus mejores amigos. Suga interviene, compartiendo que Jimin y V pelean más entre el grupo. V responde: “¡No hemos peleado en tres años!” Me dicen que esta distinción ahora pertenece a Jin y Jung Kook, el miembro más mayor  y el más joven. “Todo comienza como una broma, pero luego se pone serio”, dice Jimin.

Jin está de acuerdo y cuenta cómo son sus peleas. “¿Por qué me golpeaste tan fuerte?” dice, antes de imitar la respuesta de Jung Kook: “No te pegué tan fuerte”. Y luego comienzan a golpearse entre sí. Pero no tan serio.

Desde el comienzo de sus carreras, BTS ha mostrado cierta confianza en su estética, sus actuaciones y sus videos musicales. Está ahí en el nombre: BTS significa “Bangtan Sonyeondan”, que se traduce como “Boy Scouts a prueba de balas”, pero a medida que su popularidad crecía en los mercados de habla inglesa, el acrónimo se modificó para significar “Más allá de la escena”, que Big Hit ha descrito como “simbolizar a los jóvenes que no se conforman con su realidad actual y en cambio abren la puerta y avanzan para lograr el crecimiento”. Su afecto mutuo, su vulnerabilidad y apertura emocional en sus vidas y en sus letras, me parece más adulto y masculino que todos los frenéticos y perpetuos controles de casillas y tono que los niños estadounidenses se imponen a sí mismos y a sus compañeros. Qué decir. Parece el futuro musical.

“Existe esta cultura donde la masculinidad se define por ciertas emociones, características. No me gustan estas expresiones “, me dice Suga. “¿Qué significa ser masculino? Las condiciones de las personas varían día a día. A veces estás en buenas condiciones; a veces no lo eres. Con base a eso, tendrás una idea de tu salud física. Y eso mismo se aplica mentalmente. Algunos días estás en buen estado; a veces no lo estás. Muchos fingen estar bien, diciendo que no son “débiles”, como si eso te hiciera una persona débil. No creo que sea correcto. La gente no dirá que eres una persona débil si tu condición física no es tan buena. También debería ser lo mismo para la condición mental. La sociedad debería ser más comprensiva “

Cuando escucho estas palabras en octubre de 2020, desde mi casa en un país cuyo líder está tratando activamente de argumentar que solo los débiles mueren por COVID-19, bueno, también suena como el futuro para mí.


SI ESTÁS CONSIDERANDO ENTRAR EN EL MUNDO DE BTS, es natural sentirse abrumado por la gran cantidad de cosas. Es un poco como decir… en este mismo momento, “Veamos de qué va Marvel Comics”.

En la era del streaming, BTS ha vendido más de veinte millones de unidades físicas en catorce álbumes. Sus fotos conceptuales de varios álbumes, The Most Beautiful Moment in Life, Love Yourself y Map of the Soul, se han desarrollado a lo largo de varios discos. Hay colaboraciones con marcas, incluido un teléfono como con Samsung. Hay una serie de cortometrajes y videos musicales, llamados BU, o BTS Universe, y un universo animado llamado BT21, en el que todos están representados por avatares de género neutro. Su base de fans, conocida como ARMY, es un movimiento cultural global en sí mismo.

“Dynamite”, su primer sencillo en inglés y su primer número uno en Estados Unidos, es pop puro y extático. Brillante y alegre. Lo que los distingue de muchos de sus compañeros, y de muchos de los grupos pop que alcanzaron fama mundial antes que ellos, es lo que vino antes de su éxito.

Debajo del brillo y las canciones siempre ha habido un examen inquebrantable de las emociones humanas. Sus letras buscan desafiar las convenciones de la sociedad, cuestionarlas e incluso denunciarlas. El primer sencillo de BTS, “No More Dream”, presentado en su debut en junio de 2013, se refiere a la intensa presión que enfrentan los escolares de Corea del Sur para adaptarse y tener éxito. Según Suga, las letras sobre la salud mental de los jóvenes en su mayoría estaban ausentes en la música pop coreana. “La razón por la que comencé a hacer música es porque crecí escuchando letras que hablan de sueños, esperanzas y problemas sociales”, me dice. “Simplemente me resultó natural al hacer música”.

La ambición inicial de Suga de hacer música no implicaba el estar en un grupo en absoluto. Hace aproximadamente una década, en su ciudad natal de Daegu, la cuarta ciudad más grande de Corea del Sur, comenzó a grabar pistas de rap underground con el nombre de Gloss, escuchando y aprendiendo de los primeros trabajos del compositor y productor Bang Si-hyuk, conocido como Hitman Bang. Bang es el fundador y director ejecutivo de Big Hit Entertainment. En 2010, Suga, estudiante de secundaria, se mudó a Seúl para unirse a Big Hit como productor y rapero. Luego Bang le pidió que se convirtiera en parte de un grupo, imaginando uno de hip-hop con otros nuevos reclutas de Big Hit, RM y J-Hope. Los chicos llaman a esto “temporada uno” de su desarrollo.

“En ese momento, no creo que nuestra empresa supiera exactamente qué hacer con nosotros”, dice RM. “Básicamente, nos dejaron estar y tuvimos algunas clases, pero también nos relajamos e hicimos música a veces”.

Se volvió más intenso. La familia creció, ocasionalmente por accidente.

V acompañó a un amigo a un casting de Big Hit en Daegu en busca de apoyo moral y terminó siendo la persona elegida de esas sesiones. Jung Kook firmó en un frenesí alimenticio después de ser eliminado del programa de talentos Superstar K, recibiendo ofertas de numerosas compañías de entretenimiento antes de decidirse por Big Hit porque estaba impresionado por el rap de RM.

Jimin fue estudiante de danza y presidente de la clase durante nueve años consecutivos en su escuela en Busan; audicionó a instancias de su maestro. Y luego de escucharle decir esto, dicen que recogieron a Jin en la calle. “Solo iba a la escuela”, dice. “Alguien de la empresa se me acercó y me dijo: ‘Oh, esta es la primera vez que veo a alguien que se ve así’. Me sugirió tener una reunión conmigo”.

“La segunda temporada de este grupo es cuando oficialmente nos sometimos a un duro entrenamiento”, dice J-Hope. “Empezamos a bailar, y así es como yo diría que empezó nuestro trabajo en equipo”.

Escuela de día, entrenamiento de noche. “Dormimos durante las clases”, dice V. “Dormía en el estudio de práctica”, responde J-Hope.

Hitman Bang mantuvo la presión comparativamente baja. Y animó a los chicos a escribir y producir su propia música, a ser honestos sobre sus emociones en sus letras. Suga está concienciado diciendo que ningún álbum de BTS estaría completo sin una pista que escudriñe a la sociedad.

Y, sin embargo, para su nuevo álbum, Be, están dejando eso de lado. Incluso esto tiene un propósito mayor que se relaciona con el bienestar mental: RM, el rapero principal del grupo, dice: “No creo que este álbum tenga canciones que critiquen los problemas sociales. Todo el mundo está pasando por momentos muy difíciles en este momento. Así que no creo que haya ninguna canción que sea tan agresiva “.

Aunque las nuevas reglas para el COVID-19 significan que no pueden venir aquí y promocionar Be, su primer sencillo podría no haber sucedido en primer lugar sino por la pandemia. “‘Dynamite’ no estaría aquí si no hubiera COVID-19”, dice RM. “Para esta canción, queríamos que fuera fácil, simple y positivo. No como otras canciones que eran como vibraciones profundas o sombras. Solo queríamos ir con calma “.

Jin está de acuerdo. “Estábamos tratando de transmitir el mensaje de curación y consuelo a nuestros fans”. Hace una pausa. “La dominación mundial no era en realidad nuestro plan cuando lanzamos ‘Dynamite’”. La dominación mundial simplemente ocurre a veces. Ellos lo han consiguido.


MAP OF THE SOUL ON:E SE EMITIÓ A TRAVÉS DE SU PLATAFORMA DE FANS ONLINE y consiguió atraer a casi un millón de espectadores en 191 países. Los chicos dicen que trataron de no pensar en la enormediosidad. J-Hope agrega: “Me sentí un poco más nervioso al saber que esto se estaba transmitiendo en vivo. En realidad me siento menos nervioso actuando en directo en un estadio”. Jin responde con una sonrisa: “J-Hope, nacido para actuar en un estadio”.

La disposición gráfica del título pone dos puntos entre la N y la E finales, lo que hace que parezca Map of the Soul On: E, y mientras lo veo en vivo, como lo hago en mi oficina a las 3:00 a.m. con auriculares que suprimen el ruido y una cafetera humeante, se siente como si estuviera viendo Map of the Soul en E. Es una explosión de color, moda y pasión, a lo largo de cuatro escenarios gigantescos, desde el fanfarroneo boozy de “Dionysus” hasta la introspección emo-trap de “Black Swan”. Ni un paso, ni un gesto, ni un pelo está fuera de lugar. Si había nervios, no sobrevivieron.

También hay, al final de Map of the Soul One, una versión íntima de su canción de 2017 “Spring Day”, que encapsula lo que realmente ha hecho destacar a BTS. En la superfície, es sobre el amor y la pérdida no específicos, sobre el anhelo por el pasado. “Creo que esa canción realmente me representa”, dice Jin. “Me gusta mirar al pasado y estar perdido en él.”

Es justo, pero hay una alusión innegable, tanto en el vídeo de la canción como en su concepto de portada, a un incidente específico de la historia reciente de Corea del Sur. “Spring Day” se estrenó solo unos años después del hundimiento del ferry de Sewol, uno de los mayores desastres marítimos del país, en el que un ferry mal inspeccionado y sobrecargado se volcó en un brusco giro a la derecha. Cientos de estudiantes de secundaria se ahogaron, habiendo obedecido órdenes de permanecer en sus camarotes mientras el barco se hundía. Según algunos informes, el Gobierno de Corea del Sur trató activamente de silenciar a los artistas que se pronunciaron en contra, y el Ministerio de Educación de Corea prohibió totalmente las cintas amarillas conmemorativas de la tragedia en las escuelas. Pregunto si se trataba de un evento triste específico, y Jin me dice, “Se trata de un evento triste, como dijiste, pero también se trata de anhelo”. La canción mantuvo el desastre en la mente de los jóvenes coreanos y de los medios de comunicación, llevando indirectamente a la impugnación y a la destitución del entonces presidente Park Geun-hye.

Si un buque sobrecargado, sin mantenimiento y de lento movimiento que se vuelca debido a un temerario giro a la derecha te parece de alguna manera simbólico del país en el que BTS está a punto de explotar aún más, no lo oirás de ellos. “Somos extranjeros — no podemos expresar lo que sentimos por los Estados Unidos”, dice V. Pero sus acciones hablan por sí solas; tras el asesinato de George Floyd y las subsiguientes protestas en América, el grupo hizo una donación de un millón de dólares con Big Hit Entertainment a Black Lives Matter, que fue igualada por el ARMY de BTS.

Los fans ofrecen una fascinante inversión de la cultura stan: En lugar de acosar a los rivales como hacen muchos otros ardientes fans online, ARMY ha puesto el mensaje positivo de la música en acción. Su activismo es profundo. A través de microdonaciones, han recuperado bosques tropicales, adoptado ballenas, financiado cientos de horas de clases de baile para jóvenes ruandeses y recaudado dinero para alimentar a los refugiados LGBTQ en todo el mundo. Mientras que hace una generación los fans del pop podrían haber enviado ositos de peluche o tarjetas a sus ídolos para sus cumpleaños, mientras que hace cinco años podrían haber promovido un hashtag para que los espectadores de un vídeo en YouTube cuenten, para el vigésimo sexto cumpleaños de RM en septiembre, el colectivo internacional de fans One in an Army recaudó más de 20.000 dólares para las escuelas digitales nocturnas con el fin de mejorar el acceso de los niños de las zonas rurales a la educación durante la crisis del COVID-19. ARMY puede haber entrado en la conversación sobre las elecciones presidenciales de 2020 cuando cientos de miles de entradas para el rally de Tulsa Trump fueron compradas en línea en junio. La asistencia real al evento fue patéticamente baja. Ninguna persona o entidad en particular se atribuyó el mérito de este trolling de primera categoría, pero un vídeo instando a los fans de BTS a confirmar su asistencia a ese mitin obtuvo cientos de miles de visitas. No tenemos otra opción que mantener esta base de fans.

La relación es intensa. “Nosotros y nuestro ARMY siempre estamos cargando las baterías del otro”, dice RM. “Cuando nos sentimos agotados, cuando escuchamos las noticias en todo el mundo, los programas de tutoría, y las donaciones, y todo lo bueno, nos sentimos responsables de todo esto.” La música puede haber inspirado las buenas obras, pero las buenas obras inspiran la música. “Tenemos que ser más grandes; tenemos que ser mejores”, continúa RM. “Todos esos comportamientos siempre nos influyen para ser mejores personas, antes de todo esto de la música y el artista.”

Sin embargo, por cada miembro devoto del ARMY de BTS, hay alguien que ha visto más allá de BTS. Jimmy Fallon, cuyo Tonight Show acogió al grupo durante una semana entera el pasado otoño, fue una de esas personas. “Por lo general, si un artista está en auge, me entero de ellos con antelación. Con BTS, sabía que tenían un impulso loco, y nunca había oído hablar de ellos.”

Aquí hay un pensamiento que solía ser divertido para mí: Había miembros de la audiencia en vivo de The Ed Sullivan Show el 9 de febrero de 1964, que no estaban allí para ver a los Beatles. Elvis estaba en el ejército, Buddy Holly se había ido, y los tres álbumes número uno en los meses anteriores a Meet the Beatles! eran un disco de comedia de Allan Sherman, la grabación del reparto original de West Side Story, y Soeur Sourire: The Singing Nun. América había dejado atrás el rock ‘n’ roll por el momento, y con la cultura sin rumbo y fragmentada, no estaba muy seguro de qué recoger en su lugar. Es posible imaginar que un ser humano joven, razonablemente moderno y culturalmente consciente podría comprar una entrada para el programa de esa semana, sentarse en su asiento y decir, “¡Traed una mezcla de números del musical de Broadway Oliver! y la sensación del banjo Tessie O’Shea.”

El instinto es reírse de ese tío, y es un buen instinto, porque qué tonto.

Y entonces te conviertes en ese tío.

A veces hay todo un universo junto al tuyo, rebosante de color que eres demasiado terco para ver, rebotando de alegría que crees que es para otro, con un ritmo que pensabas que habías terminado de bailar. BTS son lo más grande del planeta ahora mismo, pero el trabajo de presentarles a alguien nuevo, particularmente en América, parece que nunca se ha hecho. Tal vez sea porque son adorados por adolescentes gritonas y vivimos en una sociedad lo suficientemente patriarcal como para olvidar que las adolescentes gritonas casi siempre tienen razón. Tal vez sea la división cultural, en un momento en que nuestro país está tan desvergonzado de su propia xenofobia que se desquicia abiertamente cuando tiene que presionar 1 para el inglés. Tal vez es la barrera del idioma, como si entendiéramos una sola palabra que Michael Stipe cantó antes de 1989.

Cualquiera que sea la razón, el resultado es que podrías estar perdiéndote un cambio de paradigma y un momento histórico de grandeza pop.


SI BTS PARECE UN POCO CAUTIVO CON SUS PALABRAS PÚBLICAMENTE, es porque —quizás más que cualquier otro grupo pop masivo de la historia — tienen que serlo. Poco después de nuestra segunda reunión, la Sociedad Coreana, con sede en EE.UU., otorgó a la BTS el premio General James A. Van Fleet por su destacada contribución al avance de las relaciones entre Estados Unidos y Corea. En su discurso de aceptación, RM dijo: “Siempre recordaremos la historia de dolor que nuestras dos naciones compartieron juntas, y los sacrificios de innumerables hombres y mujeres”, una declaración tan aparentemente diplomática e inocua como podría haber hecho. Pero como no mencionó a los soldados chinos que murieron en la Guerra de Corea, no fue bien recibido. El teléfono inteligente Samsung BTS desapareció de las plataformas de comercio electrónico de China, Fila y Hyundai sacaron anuncios en China en los que aparecía el grupo, el periódico nacionalista Global Times los acusó de herir los sentimientos de los ciudadanos chinos y negar la historia, y los hashtags “BTS humilló a China” y “no hay idols que se antepongan a mi país” comenzaron a ser una tendencia en la página web de redes sociales Weibo. La presión no es pequeña.

Incluso como el grupo pop número uno del mundo, incluso con su duro trabajo día tras día, incluso con decenas de millones de fans devotos redefiniendo el concepto de “fans devotos” al sanar literalmente el planeta en su nombre, estos chicos siguen sufriendo el síndrome del impostor. RM explica, “He oído que hay un complejo de máscara. El setenta por ciento de las llamadas personas exitosas tienen esto, mentalmente. Es básicamente esto: Hay una máscara en mi cara. Y estas personas tienen miedo de que alguien se quite esta máscara. Nosotros también tenemos esos miedos. Pero dije el 70 por ciento, así que creo que es muy natural. A veces es una condición para tener éxito. Los humanos son imperfectos, y tenemos estos defectos. Y una forma de lidiar con toda esta presión y peso es admitir las sombras”.

La música ayuda. “Cuando escribimos las canciones y las letras, estudiamos estas emociones, somos conscientes de esa situación, y nos relacionamos con ella emocionalmente”, dice J-Hope. “Y por eso cuando la canción se publica, la escuchamos y también obtenemos consuelo de esas canciones. Creo que nuestros fans también sienten esas emociones, quizás incluso más que nosotros. Y creo que somos una influencia positiva para los demás”.

Si hay algo que están sacrificando, además del tiempo libre y la capacidad de hablar libremente sin que el Ministerio de Asuntos Exteriores chino haga una declaración oficial, es una vida amorosa. Pregunto sobre parejas, preguntas amplias como “¿Tenéis?” y “¿Hay tiempo?” y “¿Podéis?” y la respuesta a todas ellas es bastante clara: “No”. “Lo más importante para nosotros ahora es dormir”, insiste Jung Kook. Suga sigue con “¿Puedes ver mis ojeras?” No puedo, porque no hay ninguna, porque la piel impecable se traduce incluso sobre Zoom cuando hay un océano entre nosotros.

Así que no tienen, al menos públicamente, relaciones románticas con nadie. Si hay una relación fuerte que ha guiado su viaje a la edad adulta, es con Big Hit. “Nuestra compañía comenzó con veinte o treinta personas, pero ahora tenemos una compañía con muchísimos empleados”, dice RM. “Tenemos nuestros fans, y tenemos nuestra música. Así que tenemos un montón de cosas de las que tenemos que ser responsables, para salvaguardar.” Lo considera por un momento. “Creo que eso es lo que un adulto es.”

“Nuestra vida amorosa — veinticuatro horas, siete días a la semana — está con todos los ARMYs de todo el mundo”, añade RM.

En un mundo que está decidido a lijar todo lo que no es inmediatamente reconocible para el fan medio de la música pop, cuando se trata de familiarizarse con la cultura coreana, BTS no quiere ni mucho menos tomarte de la mano. Aunque la primera canción de la noche de la semana de su Tonight Show fue una alegre pero esperada toma de “Dynamite” con Fallon and the Roots, se arriesgaron durante su segunda actuación.

Un amigo mío, un fan de treinta y tres años de BTS en Los Ángeles, me dijo: “La segunda canción que interpretaron fue ‘IDOL'”, de Love Yourself: Answer de 2018, “y celebraba su identidad coreana. La interpretaron en el Palacio de Gyeongbokgung en Seúl. Llevaban ropa inspirada en los vestidos tradicionales llamados hanboks; era casi totalmente en coreano, así que se sentía súper subversiva. Como fan, lo leí como: “Dynamite” era una invitación, y esto es lo que somos y este es nuestro hogar.”

“Me preocupaba un poco que la gente no lo entendiera”, dice Fallon. “Yo estaba como, ‘No hay nada en inglés aquí’. Pero lo que ves es solo puro poder estelar. Puro talento. Inmediatamente pensé, Oh, esto es todo. Si eres tan poderoso, trasciende el idioma”.

La música popular americana del siglo XXI está más fragmentada de lo que ha estado desde… bueno, desde que Allan Sherman, Leonard Bernstein y Stephen Sondheim, y la Sor Sonrisa lucharon por ese puesto número uno. El monocultivo que los Beatles ayudaron a crear ha dado su último aliento. Cada uno de nosotros es el director del programa de nuestra propia estación de radio privada, dejando que nuestros hábitos pasados y algoritmos de servicio de streaming sirvan para algo cercano a lo que queremos. Lo cual es genial, excepto que los grandes momentos pueden pasar por delante de nuestros oídos. Cada uno de nosotros, incluso si estamos más al tanto de lo que nuestros padres fueron cuando tenían nuestra edad, podemos perdernos alguna buena mierda que defina la época. Especialmente si la radio es nuestro Spotify Discover Weekly, o el canal Pandora basado en la banda cuyas camisetas usamos en la universidad. Podemos dejar pasar un momento si el horario de máxima audiencia es una maratón de Netflix, y la hora de Tonight Show se pasa en un episodio más antes de acostarse. Pero no deberíamos. “Honestamente, creo que es la historia que estamos viviendo con BTS”, dice Fallon. “Es la banda más grande que he visto desde que empecé en el late night, definitivamente.”


TAMBIÉN HAY UN PEQUEÑO DETALLE QUE, A DIFERENCIA DE LOS BEATLES y literalmente cualquier otra sensación mundial que surja en América, BTS no tienen que tomarse la molestia. Son masivos en todo el mundo. Gracias a la reciente oferta pública inicial de Big Hit Entertainment, de la que cada miembro es socio, todos son ahora increíblemente ricos. (Hitman Bang es el primer magnate del entretenimiento surcoreano en convertirse en multimillonario.) ¿De qué sirve una cultura en decadencia a un grupo pop en ascenso? “Cuando soñaba con convertirme en artista, escuchaba pop y veía todos los premios de los Estados Unidos. Tener éxito y ser un éxito en los Estados Unidos es, por supuesto, un gran honor como artista”, dice Suga. “Me siento muy orgulloso de eso”.

Se están escapando a un país que los adora o no los nota. Entonces, ¿sienten que están recibiendo suficiente respeto en América? “¿Cómo podemos ganar el respeto de todos?” Jin pregunta. “Creo que es suficiente con obtener el respeto de la gente que nos apoya. Es similar en todas partes del mundo. No puede gustarte todo el mundo, y creo que es suficiente con ser respetado por la gente que realmente te quiere.”

Suga está de acuerdo. “No siempre puedes estar cómodo, y creo que todo es parte de la vida. Honestamente, no estamos acostumbrados a recibir un montón de respeto desde que empezamos. Pero creo que eso cambia gradualmente, ya sea en los Estados Unidos o en otras partes del mundo, a medida que hacemos más y más.”

Hay, sin duda, una colosal e inconfundible muestra de respeto por un músico: un Grammy. Solo han sido nominados una vez, e incluso entonces fue por “Best Recording Package”. Pero tienen la vista puesta en uno grande el año que viene. RM lo saca a la luz: “Nos gustaría ser nominados y posiblemente obtener un premio”. ¿Arrastrando los viejos, atrasados y occidentales Grammys al magnífico mundo global del presente a través de la fuerza de voluntad, el talento y el trabajo duro? Han ocurrido cosas más extrañas. “Creo que los Grammys son la última parte, como la última parte de todo el viaje americano”, dice con una sonrisa. “Así que sí, ya veremos”.

El sello de aprobación de la Recording Academy es una cosa. Pero BTS ya ha conquistado el mundo, ridiculizado a los tiranos, inspirado a los fans individualmente para realizar los pequeños y alcanzables actos de activismo que han comenzado colectivamente a salvar el planeta, desafiado la masculinidad tóxica liderando con vulnerabilidad, y, en el camino, se han convertido en bajillonarios e ídolos internacionales. Si los Grammys están prestando atención importa tanto como lo que un miembro del público de Ed Sullivan esperaba ver esa noche en 1964. BTS ya han ganado.

Fuente: Esquire
Trad. Español: BTS Spain
Respeta todos los créditos.

Suscríbete
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

6 Comments
más antiguos
más recientes Más votados
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Sara
Sara
4 meses hace

SIMPLEMENTE… OW
Pedazo de entrevista. 🙌

Pd: Mil gracias 💜

Jake
Jake
4 meses hace

Mis felicitaciones excelente entrevista. Soy una mujer adulta de Latinoamérica Venezuela y soy fans de estos chicos. Gracias.!

Maio Mabel
Maio Mabel
4 meses hace

Hola me encantó la entrevista bastante largo 😂 yo me uni este año los empecé a verlos y lo seguí y estoy muy orgullosa de ellos como llegaron a la cima más alto son los mejores es increíbles los amos 😘 gracias

Luz Elena Sánchez
Luz Elena Sánchez
4 meses hace

Maravillosa entrevista…a medida aquel iba leyendo se me ponía la piel de gallina….un gran logro de estos humildes y guapos chicos…en todo el sentido de la palabra…FELICIDADES

Sandra
Sandra
4 meses hace

Creo que es si no el mejor para mi, un grupo extraordinario, que con trabajo duro y mucho esfuerzo han conseguido llegar a lo más alto, dando ejemplo de humildad y unión a todos, en especial a sus fans, que no sólo les arropan y apoyan en todo sino que además son el imperio de ayuda a la sociedad coreana y en el mundo, también con el planeta. Todo esto gracias a la inspiración de la música de estos grandes y excelentes personas llamados BTS. So deseo lo mejor a ellos, y a todos sus fans,. TRABAJO DURO + ESFUERZO + UNION= EXITO.

Yeraida M
Yeraida M
4 meses hace

Buenísima entrevista y precioso artículo, como la historia de ellos.