[ENTREVISTA] 15/12/2018 – Entrevista de BTS para Billboard (Parte II)

El meteórico ascenso de BTS sorprendió incluso a lxs coreanxs. Tres años después de comenzar su carrera – lo que equivale a eones en el mundillo del Kpop – el grupo consiguió el empuje definitivo con “Blood, Sweat adn Tears” y “Fire”. Parte de su éxito se debe a que BTS constituye el primer grupo exitoso de la agencia Big Hit Entertainment. Cabe destacar que se trata de una agencia que no pertenece a las “Tres Grandes” del entretenimiento coreano y que dominan el panorama nacional (YG, JYP y SM).

Bang Si-hyuk, el fundador y CEO de BigHit, comenzó en JYP. Allí trabajó codo a codo con Park Jin Yong escribiendo y produciendo canciones para Rain, 2AM y Baek Ji Young. “La gente que me rodeaba no tenía fe en mí” – dice, recordando los inicios de BTS – “sabían que había tenido éxito en el pasado, pero no creían en que pudiera llevar a este grupo a la cima”. Como ocurre con otras compañías, BigHit se encarga tanto de la grabación de los temas, como de su distribución, marketing y organización de eventos.  Bang Si Hyuk sostiene que la gente pensaba que la etiqueta “Chicos a prueba de balas” tenía un tinte norcoreano; sin embargo, él tenía fe en que podían convertirse en el chaleco a prueba de balas (metafórico) de su generación.

Bang, inicialmente, quería crear un grupo de hip-hop, “como Migos”, acota RM. Primero escuchó la demo de RM en 2010 y aún recuerda algunos versos. De hecho, cita “mi corazón es como un detective hijo de un criminal. Incluso aunque sé quién es el culpable, no puedo atraparlo”). “Me sorprendió”, dice Bang “RM es una persona muy reflexiva, sofisticada y filosófica para su edad”. RM, cuyo nombre real es Kim Nam Joon, tenía solo 15 años por aquel entonces, pero Bang lo contrató inmediatamente.

Por aquel entonces, los grupos de idols – femeninos y masculinos – como Super Junior y SNSD gozaban de fama. Bang intentó crear un grupo en que confluyesen la sinceridad inherente al hip hop, con la apariencia y el carisma de un grupo masculino en la línea de BIGBANG. Durante los dos años siguientes, contrató a Suga. Según sus palabras, Suga es un rapero que transmite magnetismo, con un aire de “no me importa una m**rda”, pero un corazón humilde. También contrató a J-Hope, bailarín de street dance. Posteriormente, BigHit abrió un proceso de audiciones. Un director de casting reclutó a Jin tras verlo bajarse de un autobús y le convenció para darle una oportunidad al grupo; también se unieron V y Jungkook. Jimin fue el último miembro, se unió después de que un miembro de BigHit lo viera en una escuela de baile moderno.

Al principio todos los miembros intentaron aprender a rapear. “Me esforcé mucho para aprender a rapear” – dice Jimin quien, junto a Jungkook, forma parte de la línea vocal. “Pero después de que la compañía me escuchase rapear un día, me dijeron ‘bueno, mejor trabajemos en la técnica vocal’”. RM asiente “fue la elección más sabia”, añade antes de que todos estallen en carcajadas.

Son los campeones de BigHit y están muy unidos. Al principio vivían todos juntos en una habitación pequeña, apiñados en literas. Gracias a eso todos conocen las manías de los demás a la hora de dormir: Jimin se mueve de forma extraña en la cama y Jungkook ha empezado a roncar. “Preferiría no saberlo”, bromea RM. Aún viven juntos, y planean seguir haciéndolo. Simplemente ahora tienen más espacio, aunque Jimin y JHope comparten la habitación más grande.

“Cuando estamos en casa, todos nos paseamos por las habitaciones de todos”, dice Jin. Suga añade: “incluso llego a aburrirme cuando vuelvo a mi casa a visitar a mi familia. Además, si hay algún problema o alguien está resentido, hablamos entre nosotros, no lo dejamos correr”.

“Por ejemplo, si Hope y Jin discuten, no dejamos que lo resuelvan solo entre los dos”, explica Jungkook. “¡Lo hacemos entre los siete!”, dice Suga. “Todo el mundo se reúne”, añade RM “es como el ágora de la antigua Grecia, nos reunimos y preguntamos ¿qué ha pasado?”

Después de la entrevista, RM me lleva a su estudio, una pequeña habitación situada al final de un pasillo. Está decorada con figuras gigantes situadas en cajas de cristal, un poster de Mike Tyson y skateboards. Por dentro, las paredes están llenas de juguetes y figuras. El resto del mobiliario es simple: una silla cómoda, una pantalla de ordenador gigante y su ordenador, su posesión más preciada.

En una de las canciones de BTS hablan del “baepsae”, un tipo de pájaro coreano que recuerda a un gorrión. Un refrán coreano dice que “las patas de  un gorrión se quebrarán si intenta caminar como una cigüeña”, la moraleja es: no deberías intentar ser quien no eres. BTS lo ha transformado en una declaración de intenciones. En “Silver Spoon”, Suga le da un giro atrevido y jactancioso “Nuestra generación lo ha tenido muy difícil/les seguimos de cerca/por culpa de las cigüeñas mis pantalones son más estrechos/llámame baepsae”.

Ahora que están prácticamente en la cima del mundo ¿aún pueden decir que son unos marginados? Suga responde: “Se trata de nuestras raíces, pero ahora no podríamos llamarnos baepsaes”. RM señala que siguen considerándose agentes del cambio “si hay algún tipo de problema, lo sacaremos a la palestra para darle voz. Nuestro objetivo es que las cosas cambien y que podamos hablar libremente de ello”.

BTS es el grupo de Kpop del momento porque ha conseguido llevar su propio género a un público mundial equilibrando las contradicciones inherentes al género. Están alcanzando el éxito en América cantando y rapeando en coreano, crean intimidad con sus fans a través de las redes sociales, expresan sus propias ideas políticas sin provocar controversias y se han convertido en motivo de obsesión. Son los marginados que lo han conseguido.

Pero el grupo prefiere no pensar en qué les depara el futuro. Cuando les preguntamos sobre el nuevo álbum, los chicos y los productores se muestran evasivos. Lo evidente es que no planean lanzar nada exclusivamente en inglés, algo inteligente teniendo en cuenta que esto podría mermar su fandom en Corea. Prefieren seguir en su línea. RM, por supuesto, nos lo explica de forma filosófica haciendo referencia también a todo lo que ha vivido en grupo y lo que queda por llegar: “en coreano, la palabra ‘futuro’ se compone de dos partes. La primera significa ‘no’ y la segunda significa ‘venir’. En definitiva, literalmente el futuro significa algo que ‘no vendrá’. Esto quiere decir que el futuro es ahora y nuestro presente implica vivir nuestro futuro.

Source: Billboard

Trad. Esp: BTS Spain

**Si tomas la traducción, por favor, respeta TODOS los créditos**

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.